Menú

El poblamiento de la anteiglesia en los siglos XIV y XV

El poblamiento de la anteiglesia en los siglos XIV y XV

aranguren-1Como ya señalamos en otro apartado la población de Barakaldo estaba relacionada con uno de los tres linajes más poderosos del lugar: los Retuerto, Iraúregui y Susúnaga. Las disputas de tipo económico y polí­tico entre estos linajes originaron las llamadas «guerras de bandos» que envolvieron al Paí­s Vasco en un periodo de inestabilidad durante los siglos XIV y XV. En ellas, según nos narra Lope Garcí­a de Salazar, participó la población barakaldesa a favor de los intereses de los oñacinos o de los gamboinos.

Como consecuencia de esta situación se levantaron numerosas construcciones de í­ndole militar llamadas casas-torre. Estas instalaciones eran, a la vez, vivienda y fortaleza para aquellas personas acostumbradas a vivir en perí­odos de paz y de guerra. En nuestro entorno fueron especialmente abundantes en las riberas de los rí­os Cadagua, sobre todo, y Galindo, quizá por la vital importancia que tení­a dicho valle en el tráfico comercial con la meseta a través de Balmaceda y la conexión con la rí­a del Nervión.

En este espacio se levantaban las casas-torre de Aldanondo, Iráuregui, Coscojales, Aldeko, Zubileta, Zorroza, Bitoritxa, Larrea y Beurko. Junto a ellas las llamadas «Torres de Lutxana», que eran la más importante fortaleza del entorno, y las casas-torre de Retuerto, Ibarreña, Aranguren, Bengolea, Susúnaga, Landaburu, Lurkí­tzaga, Cadalso … Desgraciadamente la mayorí­a han desaparecido y únicamente conservamos los restos de las de Aldeko, Zubileta, Susunaga y Lurkí­tzaga.

Junto a estas torres se levantaban los molinos y las ferrerí­as que constituí­an la principal fuente de ingresos de los poderosos del lugar ya que eran los dueños de las mismas y quienes trabajaban en ellas debí­an pagar rentas. Bajo su protección, diseminados por el territorio, se hallaban los caserí­os formando pequeñas barriadas o dispersos por las inmediaciones.

Mitxel Olabuenaga

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *