Menú

Los «linajes» y «bandos» en Barakaldo

Los «linajes» y «bandos» en Barakaldo

mapa-5-casas-torre-banalesUno de los aspectos cruciales para entender la sociedad vasca, en general, y barakaldesa, en particular, durante los siglos XIV y XV es la llamada «guerra de bandos». Durante estos dos siglos las gentes se vieron envueltas en una serie de escaramuzas, más o menos violentas, con grandes repercusiones en la economí­a, sociedad y evolución polí­tica. De hecho, todo el territorio, de una u otra forma, se vio mezclado en estos conflictos y quedó adscrito a uno de los dos grandes bandos: el oñacino o el gamboino (en Navarra serán los agramonteses y beaumonteses)..

La base del «bando» es el «linaje». El linaje agrupaba a una extensa comunidad de gente, ligada por elementos diversos, pero sobre todo por lazos de sangre. Un conjunto de linajes (no siempre relacionados entre sí­ por lazos de parentesco) formaba el bando. Al frente de cada bando habí­a un jefe, llamado «pariente mayor» (jauntxo) que normalmente disfrutaba de una posición económica y social más elevada (poseedor de la «torre») que el resto y se responsabilizaba de proteger al resto de su gente.

En Bizkaia los linajes más significativos entre los Gamboinos fueron los Abendaño y los Salazar (valle de Arratia, las Encartaciones y la margen derecha de la rí­a de Guernica), en tanto que fueron Oñacinos los Butrón y los Mújica (Guernica, Busturia y margen derecha del Nervión). Destaquemos a los Salazar por la importancia que tienen en toda la margen izquierda y, por tanto en Barakaldo. El castillo de Muñatones (Musquiz), la torre de los Salazar (Portugalete), las ferrerí­as de El Pobal (Musquiz) y Urdandeguieta (Galdames) … nos muestran su poderí­o.

En Barakaldo los más famosos linajes (descendientes de los «fundadores» de la iglesia de San Vicente) fueron los Retuerto y Muñatones (del bando de los oñacinos) y los Marroquí­n, Susunaga e Iraúregui (del bando de los gamboinos) aunque en ocasiones se pasaban de bando, según las conveniencias. A cada uno de estos linajes tendrí­amos que añadir otros menos importantes o secundarios como los Beurko, Aguirre, Larrea, Careaga … que, de una u otra manera, se verí­an involucrados en los numerosos conflictos que se desarrollaron en la anteiglesia. De todos ellos tenemos abundantes noticias en las «Bienandanzas y Fortunas» de Garcí­a de Salazar.

Mitxel Olabuenaga

1 comentario

  1. Joel

    Una duda acerca de este tema: ¿es cierto que en la guerra de bandos a los perdedores se les cortaba el tejado de la casa torre?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *