Menú

Las Escuelas de Larrazabal de Barakaldo podrán visitarse hasta julio

Las Escuelas de Larrazabal de Barakaldo podrán visitarse hasta julio

Las escuelas de Larrazabal, antiguas escuelas de barriada de Barakaldo, se abrirán a la ciudadanía durante los primeros sábados de cada mes, hasta julio. El histórico edificio de Ismael Gorostiza convertido en museo cuenta con tres aulas que recrean la educación hace más de 90 años.

Según ha anunciado la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, que se ha acercado este jueves hasta las escuelas, las visitas comenzarán este mismo sábado, de 11.00 a 14.00 horas, con servicio de audioguía disponible. Las personas que estén interesadas en conocer este equipamiento podrán hacerlo sin necesidad de reservar cita previa.

EDUCACIÓN EN LOS BARRIOS

Las escuelas de Larrazabal «nacieron de la necesidad de acercar la educación a los barrios más alejados de los núcleos urbanos», ha explicado Del Campo. La obra fue realizada por el arquitecto municipal Ismael Gorostiza y se inauguró en el año 1928 de la mano de la Diputación Foral de Bizkaia.

La alcaldesa ha destacado que los Departamentos de Cultura y Educación han realizado «un trabajo fabuloso en el mantenimiento y la puesto a punto de estas históricas escuelas, donde hoy en día son visitables tres aulas: una clase de la época, un laboratorio y una sala de reuniones».

Con la creación de las escuelas de barriada, ha señalado, la educación experimentó «un gran avance en la época, ya que estaban destinadas a reducir los altos niveles de analfabetismo y corregir los desajustes educativo-culturales de Bizkaia, sobre todo en las zonas rurales y los barrios minero-industriales».

En 1929 se completaron las 100 escuelas que estaban previstas en el plan de la Diputación, alcanzando un censo escolar de más de 5.000 alumnos. La de Barakaldo fue la escuela número 96 construida.

Del Campo ha recordado que hace un siglo los en torno a 100 niños que vivían en esta zona debían desplazarse a Alonsotegi, Burtzeña o Bilbao si pretendían acudir a la escuela, pero todos estos centros distaban varios kilómetros del barrio barakaldarra.

La Diputación Foral de Bizkaia solicitó la construcción de una Escuela de Barriada en Larrazabal después de analizar las peticiones realizadas por el Ayuntamiento y observando que la zona cumplía las condiciones requeridas.

En 1926, el Ayuntamiento compró una superficie de 1.700 metros cuadrados, ofrecida por los herederos de Eusebio Egusquiaguirre, «a tres pesetas el metro cuadrado», para construir la Escuela de Barriada diseñada por el arquitecto Ismael Gorostiza, ha detallado Del Campo, para explicar que, una vez terminado, el edificio de única planta constaba de tres aulas, un comedor y los baños.

VISITAS GUIADAS GRATUITAS

Las visitas guiadas, que se iniciarán este fin de semana y se repetirán el 5 de junio y el 3 de julio, se suman a la programada de forma anual por el Centro de Investigación Histórica y Medioambiental (CIHMA) de El Regato dentro de los Recorridos Guiados.

El aspecto exterior del edificio ha pervivido hasta el día de hoy con unas pocas modificaciones y en una de las aulas se conserva diverso material de distintas épocas como libros de texto, cuadernos, reglas, pósteres y atlas, además de la mesa de las profesoras y los pupitres de los alumnos, «por lo que es muy útil para entender nuestro pasado más reciente y forma parte del patrimonio histórico y cultural de Barakaldo», ha apuntado la alcaldesa.

«Este es uno de los tesoros que tenemos en los barrios de nuestra ciudad y queremos que todos y cada uno de ellos sean descubiertos por la ciudadanía», ha indicado, para asegurar que la apuesta del equipo de Gobierno es «mantener intacto nuestro patrimonio histórico e industrial».

Por ese motivo, ha destacado, durante los últimos seis años han puesto en marcha diferentes medidas que permiten conservarlo y ponerlo en valor, entre las que ha citado las medidas de restauración llevadas a cabo en la verja y el tejado de la Finca y el Palacio Munoa, el acuerdo alcanzado con el Puerto y el Gobierno vasco para la rehabilitación de los cargaderos de mineral y la llegada a la ciudad del Museo de la Industria de Euskadi que se está habilitando en Lutxana.

Tomado de www.deia.eus

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *