Menú

El Monasterio Mercedario de Burceña

El Monasterio Mercedario de Burceña
mercedarios_burcenya_2El origen del monasterio es una donación de D. Fernán Pérez de Ayala a la Orden de la Merced. Empezaremos haciendo un poco de historia de la Casa de los Ayala en la parte que afecta directa­mente a la fundación del Monasterio en Burceña. Fernán Pérez sucedió en el condado a su herma­no mayor Sancho Pérez de Ayala, muerto sin suce­sión legí­tima. Los Abendaño y Salcedo (Gamboinos) mataron al dicho D. Sancho Pérez en las luchas por la legitimi­dad de la herencia; le tendieron una emboscada en los montes de Llanteno y acabaron con su vida. Fue enterrado en la iglesia de Burceña, que ya existí­a antes del monasterio y que era también propiedad de los Ayala. “E don Sancho Pérez non venie a-percevido, sino con pocos. El corrió con su caballo fas­ta cerca de Nuestra Señora de Respaldiza onde fue lanceado en las escaleras”. El suceso tuvo lugar antes de 1365, año en que Don Fernán Pérez de Ayala fundó el Monasterio de Dueñas de Quejana, que habí­a de polarizar después los favores de la Casa de Ayala y ser su panteón familiar. Toma Fernán Pérez de Ayala posesión de sus tie­rras. Aquí­ tení­a una torre de descanso y las Torres de Luchana que más tarde pasarí­an a los Velasco. Pero él se retira a sus dominios del Señorí­o de Ayala. Se le muere su mujer en 1372, y en 1380 al en­contrarse solo, se mete dominico, pero antes hace testamento. Diez años antes, el 12 de diciembre de 1373 habí­a instituido heredero de su mayorazgo a su hijo el Canciller Ayala de Castilla (Pedro López). El mayo­razgo comprendí­a las posesiones de Baracaldo: “Todo lo que yo he en el monasterio de Quexa­na e todo lo que he al fuero de Ayala e todo loque he en Orozco e en Varacaldo lo fago ma­yorazgo para que lo ayades vos el dicho Pero López mi hijo después de mis dí­as”. Para hacer la donación se reunieron en la Casa­torre de Burceña el anciano don Fernán, su hijo y el comendador mercedario Fray Lorenzo de Monterrey. Hay que destacar que es el primer monasterio de hombres en Vizcaya; el de San Francisco de Bermeo se hizo unos años antes pero no se habitó. “la gran voluntad et devoción que yo he a la ; dicha orden de Santa Marí­a por las muchas et buenas obras pí­as en que los frailes della  se emplean rescatando et sacando de poder de moros et cautiverio a los cristianos que, ende están en gran laceria et peligro de perder la fee santa, pasando como pasan grandes peligros et trabajos por mares et tierras por los librar et rescatar gastando de sus algos et haberes et ende sacando a los cris­tianos cautivos de esta tierra, provincia et montañas que más continuo son cautivos por ser mareantes por los mares”. La Orden de la Merced recibe del señor de Ayala la iglesia de Santa Marí­a de Burceña, la Torre y casa cercana para residencia de los religiosos y para su sustentación numerosas tierras. Por su parte, los frailes habrí­an de rogar a Dios por las almas de don Fernán, de sus padres, de Sancho Pérez de Ayala y demás de su linaje que recibieran sepultura en Burceña. Fecha de fundación ¿Cuál es la fecha de esta donación?. Todas las copias que conocemos del documento fundacional dan la fecha de 1284. Sin embargo, está ciertamen­te equivocada. He aquí­ las razones: a.      Don Fernán Pérez de Ayala vivió de 1305 a 1385 y su hijo Pedro López de Ayala de 1332 a 1407, según la cronologí­a de Contreras (Marqués de Lozoya). b.      En 1357, en el documento fundacional de San Francisco de Bermeo, dice el Señor de Vizcaya, don Tello: “Acordamos de facer un monasterio de frailes en el nuestro señorí­o de Vizcaya, por cuan­to en todo el nuestro señorí­o no habí­a monaste­rio ninguno de orden de religiosos”; esto excluye claramente la existencia de un convento merce­dario en Burceña. c.       En la trascripción del documento original de donación realizada por Iturriza en su “Historia General de Vizcaya”, menciona al “Puerto de la villa de Portugalete”. Y Portugalete fue fundada por la señora de Vizcaya, doña Marí­a Dí­az de Haro, en 1322. d.      La Orden de la Merced celebró en el año 1317, en Valencia, un capí­tulo general de trascendental importancia para el futuro de la orden. Sus actas nos dan a conocer las distintas casas que enton­ces contaba. Burceña no aparece. Prueba inequí­­voca de que aún no existí­a. Iturriza ya cuenta como el error se explicarí­a fácil­mente suponiendo la omisión inadvertida de una C en la datación de la copia que sirvió de arquetipo a las demás. Tenemos entonces que el monasterio serí­a fundado el 4 de mayo de 1384. Se desconoce el número de monjes que habí­a en un principio, aunque se supone que no serí­an muchos, una pequeña comunidad cuyas actividades serí­an desde el primer momento el culto y la reco­lección de limosnas para la redención de cautivos. Es fácil suponer que también atenderí­a espiritual­mente a los habitantes de las cercaní­as. Las propie­dades primitivas se irí­an incrementando con casas, molinos … Cuando morí­a alguien era costumbre que si querí­a que se pidiera por él en el monasterio deja­ba una campa o una casa para que le dijeran misas a perpetuidad. Los primeros siglos de vida El 4 de junio de 1432 profesa aquí­ de monje un muchacho de 16 años llamado Fray Juan de Zorro­za de manos del comendador del monasterio Fray Miguel de Aguirre. Estaba bautizado en San Vicente de Bilbao -Zorroza pertenecí­a a San Vicente de Abando-, pero desde su casa veí­a el monasterio y vení­a aquí­ a misa en vez de ir a San Vicente de Abando o a Barakaldo. Serí­a segundón -no era el primogénito- en su familia y verí­a en los hábitos un camino abierto. Morirí­a mártir de los moros en Baza (Granada) en 1482, cuando esperaba recursos para completar la redención de cautivos. Tuvo culto público más de 200 años en la iglesia de San Vicen­te de Bilbao. Junto a él estaba el padre Huete, otro fraile mer­cedario. Ambos son asesinados y enterrados por los moros en las afueras de la ciudad, donde está el collado de la ermita de San Sebastián de Baza. En 1471 tiene lugar el presunto milagro de Sor Juana de Irisalde (Irrizaldi -en otras fuentes-), mon­ja mercedaria. Habí­a entonces varias casas de mer­cedarias en Vizcaya y ésta vení­a aquí­ a confesarse. La Rí­a del Cadagua se pasaba entonces en un bar­co y cuando vení­a crecida no se podí­a pasar. Llegaron un dí­a de invierno de 1471 unas cuantas monjas Mercedarias a la orilla de Zorroza, y al ver que la barca no podí­a atravesar el rí­o por ser muy peligroso Sor Juana pasó por el aire. Fue un hecho muy comentado y atribuido como un milagro para dar a entender la santidad de aquella monja. En 1530 fue confesor de Hernán Cortés el mer­cedario Fray Juan de Legizamón, que probable­mente serí­a burceñés al no haber más conventos mercedarios en todo el norte. í‰l junto con once Mer­cedarios se trasladan a Méjico a petición de la espo­sa de Hernán Cortés, Marí­a de Zúñiga. En 1543 está de Comendador en Burceña Fray Juan de Tapia. En este año hay un permiso del Consejo Provincial de Mercedarios de Castilla -Su­periores de todos los conventos Mercedarios- al Comendador de Burceña para comprar y vender casas de Mercedarias en Bilbao. En 1573 el Comendador de Burceña autoriza la fundación del Beaterio de Mercedarias de Ibarra (Orozco). En este convento se encuentra el rol de frailes del monasterio de Burceña, pero no han per­mitido que nadie entre a revisar los libros. En 1577 hay un Mercedario famoso de Burceña, Fray Miguel de Alonsótegui. Es el Comendador. Fue autor de la “Crónica de Vizcaya” y varias obras espirituales. En 1588 empiezan los primeros problemas con los Trinitarios por la exclusividad de la recogida de limosnas en el Señorí­o de Vizcaya. Los Trinitarios empiezan a venir a Vizcaya en el último cuarto del siglo XVI. Los Trinitarios se dedica­ban también a la redención de cautivos y empiezan entonces a pedir limosnas por los pueblos para dicho fin. Los Mercedarios eran los únicos que se ocupaban hasta entonces en Vizcaya de esta labor y les dicen a los Trinitarios que no pidan, que el dinero no llega apenas para ellos. Como no hay nin­gún tipo de amonestación oficial, los Trinitarios siguen pidiendo, teniendo los Mercedarios que recu­rrir al señorí­o de Vizcaya para hacer valer sus dere­chos. El Señorí­o llama entonces a los respectivos comendadores para aclarar la situación, y el Co­mendador Mercedario de Burceña demuestra que tení­a la exclusiva, por lo que el Señorí­o se ve obli­gado a prohibir la recogida de limosna a los Trinita­rios. Los Trinitarios nunca llegarí­an a acatar del todo dicha prohibición, sino que, por el contrario, esperan una temporada, y luego vuelven a pedir otra vez. Esto será motivo de un segundo conflicto en 1672. El 19 de marzo de 1621 los Mercedarios de Bur­ceña acuden a la fundación del convento de la Mer­ced de Bilbao. Este convento de Mercedarias se trasladarí­a posteriormente a Lujua (Loiu). En 1625 acuden a la fundación del convento de las Mercedarias de Jemein de Marquina. La dota­ción y capitulación se hace en Burceña. En estos dos hechos anteriores vemos la impor­tancia del convento. Era el único convento de Mer­cedarios del Norte de España, y todas las monjas de dicha zona geográfica tení­an que hacer aquí­ la dotación y capitulación -documentos para fun­dar un convento­- Otro hecho que resalta la importancia de los Mer­cedarios en Burceña sucederá el 6 de octubre de 1644. Los funerales de la Reina doña Isabel de Bor­bón, esposa de Felipe IV, se celebran en Bilbao, y en ellos predican los Mercedarios de Burceña. Los Trinitarios seguí­an pidiendo a pesar de la prohibición oficial. Esto motiva el comendador de Burceña para que el 11 de octubre de 1672 les pro­hí­ba pedir, a lo que tampoco hacen caso. Don Pedro de Mendí­vil, sí­ndico de los Mercedarios enví­a en 1682 un escrito al Señorí­o de Vizcaya, reclamando los derechos de exclusividad en la colecta de limos­nas en el Señorí­o. El 18 de junio de 1682, la junta de Guernica -La Junta del Señorí­o- de la razón a los Mercedarios y dice que presenten ambas órdenes el número de cautivos redimidos; la que más presente se quedará con la exclusividad. Los Trinitarios pre­sentan dos cautivos traí­dos de Argel, los Merceda­rios presentan 25 gastando 8.117 pesos “sin incluir las costas de los viajes a tierra de moros”. En Guer­nica se resolverá entonces el conflicto a favor de los Mercedarios, decretando que los Trinitarios no pue­den pedir, el 11 de octubre de 1686. Siglos XVIII y XIX. Problemas y desaparición De 1766 a 1791 varios frailes de Burceña realizan las sustituciones en Santurce del cura parroquial de dicha localidad vizcaí­na. Dicho cura se llamaba Algorri y estarí­a probablemente enfermo o no podrí­a hacer sus labores por otros motivos. Primero va Cristóbal de Garay; en 1770 las sustituciones las En 1789 hay una recopilación de los datos del archivo del monasterio por parte del comendador padre Lépido. Se cree que son seis libros. 1794, la revolución francesa habí­a sido cinco años antes, y en Vizcaya se refugiaron más de cien monjas y frailes franceses, por lo que el clero esta­ba deseando una vuelta a las raí­ces absolutistas para poder regresar a su paí­s. Este ambiente influye en los Mercedarios, y en otros conventos, que tomarán partido en la lucha. El 10 de agosto, 8 religiosos de Burceña se ofrecen a tomar las armas contra los revolucionarios franceses que hací­an incursiones en la zona. Oyen misa a las cuatro de la mañana en Bilbao y parten hacia Cam­paza (puerto de montaña lí­mite de Vizcaya y Gui­púzcoa) a enfrentarse con los franceses en la Gue­rra de la Convención. Esto va a ser fatal para el futuro del monasterio. El servicio de información francés se hace con este dato y luego, cuando entran en España, vienen directamente a arrasar el convento. En 1799 tiene un pleito la anteiglesia de Baracal­do con el convento de Burceña. Hay un documento acerca de este pleito firmado por cinco frailes del convento. Uno de septiembre de 1808, Napoleón I desde Logroño mete a proceso judicial al convento de Burceña y al Desierto de Baracaldo, y cierra el de los capuchinos, el de San Francisco y el de San Mames. La ocupación judicial era un eufemismo para apercibirles de que después iban a ser ocupa­dos de una forma mucho más seria; vení­an al con­vento con un notario y hací­an inventario de todos los enseres de los frailes. Al de un cierto tiempo vení­an con los soldados y los echaban a la calle. Del 17 al 31 de enero de 1812 el General Rouget, por orden de Touvenaud manda sacar la madera del monasterio de Burceña para fortificar Bilbao. Tarda­ron 14 dí­as en sacarla y además hubo mucha gente trabajando, lo que quiere decir que habrí­a bastante madera dentro. En 1822 alguien pinta el Monasterio todaví­a ente­ro con su alta torre. Este cuadro lo tení­an en un principio las Mercedarias de Lujua, y antes el con­vento de la Merced de Bilbao; pero ahora dicen las monjas que desapareció. En 1823 se construye en Burceña un puente colgante, el arquitecto autor de dicho puente fue Antonio de Goycoechea, fue el primer puente colgante de España. Después se harán dos más en Bilbao. 15 de diciembre de 1836. Es probablemente fecha de la destrucción del Monasterio, en el marco de la guerra carlista. La batalla de Luchana se da e 24 de diciembre. Cuando el general Espartero levan­ta el sitio de Bilbao en la confluencia del Cadagua y el Nervión. En 1840 hay un dibujo del Monasterio en ruinas a excepción del altar actual. Si en el 1822 estaba de pie y en 1840 hundido, y esta batalla se ha dado en 1836, es de suponer que fuera la causa de su des­trucción. Restos del Monasterio La Iglesia parroquial actual está construida sobre los restos del antiguo monasterio. La antigua capilla irí­a en ángulo recto con la actual, ya que en una de las paredes de la iglesia podemos apreciar la sec­ción de un arco tapado. La parte de entrada de la iglesia actual está hecha con piedras talladas del monasterio. En 1980 quedaban restos de lo que fue el monas­terio. En primer lugar tenemos algunos trozos de las tuberí­as utilizadas por los monjes para bajar el agua desde Basachu, ya que el agua de la rí­a es salada y no la podí­an utilizar. Habí­a dos tipos de tuberí­a. Bien con piedras ahuecadas o bien con planchas de pie­dras acopladas. Estas tuberí­as acababan en un aljibe de piedra que se conservaba, con una especie de columna de piedra tallada con cabeza triangular piramidal, que posiblemente serví­a para, a través de una polea, sacar agua del aljibe para regar. El pozo del monasterio está al lado del aljibe; tie­ne forma de botella, con un sistema que permití­a que nunca se inundaran las tierras. Otra parte que nos queda es la benditera que está en lo que es actualmente la plaza de Burceña. En la casa aneja a la iglesia actual habí­a una mesa de piedra tallada que pertenecí­a al convento. En dicha casa igualmente habí­a restos de los ban­cos que utilizaban los monjes. Es fácil suponer que allí­ tomarí­an el sol los ancianos apoyados contra uno de los muros de la iglesia. Los enterramientos eran en fosas comunales, en largas filas de cadáveres estructurados en paralelo, y también habí­a restos de estas tumbas. Una de las entradas del monasterio, una puerta con dos columnas flanqueando la entrada. Son del mismo tipo que la del aljibe, formadas por grandes piedras rectangulares talladas y superpuestas. A su alrededor estaba parte del primitivo muro del mo­nasterio. Hablo en pasado y con gran pesar, pues he visto fotografí­as sacadas en 1980 por el entonces párroco de Burceña, D. José Ramón Tojal, donde aparecen las ruinas del monasterio con muros de algo más de un metro de altura y todos los elementos arriba men­cionados. En la actualidad queda la fachada de la iglesia que está construida con piedras pertenecien­tes al monasterio; la pileta de la plaza; el presbiterio de la iglesia, que era la antigua capilla funeraria de los Llano; y alguna pileta que hay en la huerta de la casa que está al lado de la iglesia. Y no queda más, todo el resto ha sido destruido para hacer un esta­cionamiento de camiones, y parte de las ruinas que­daron dañadas al construir el ferrocarril de La Robla.

Escrito por Daniel Castillo

7 Comentarios

  1. teresa lazaro

    Me gustaria ponerme en contacto con daniel castillo, creo que puede tener cierta informacion sobre el monasterio de burceña que podria interesarme, la lista de cautivos redimidos por los mercedarios presentada por éstos a la junta de guernica el 18 de junio en 1.682

  2. Ezagutu Barakaldo

    Daniel Castillo es un sacerdote Salesiano que actualmente está, salvo cambio de este mismo año, en Logroño. Si entra en Internet busque Salesianos Logroño y seguramente allí­ habrá algún teléfono. Sí­ le puedo decir que parte de la documentación de dicho monasterio se encuentra en Madrid.

  3. Josean

    hola!
    Busco toda la informacion posible sobre el monasterio de burceña. Toda informacion será interesante. Gracias! Me urge!

  4. Ezagutu Barakaldo

    Ya siento decirte que hay muy poco publicado. Los mejores fondos (que yo sepa) se encuentran en Madrid (casa de los Mercedarios).

  5. Joseba Intxausti

    Puede ser interesante conocer las relaciones de los mercedarios de Burceña con el Santuario de Arantzazu (Gipuzkoa). En la bibliografia sobre el mismo siempre hay algún capí­tulo referente a Burcela. Subrayo el trabajo “Presencia mercedaria en el Paí­s Vasco y Navarra”, del P. J. Laka, in: Intxausti, J. (ed.), 2003, Historia de los religiosos en el Paí­s Vasco y Navarra. Arantzazu. I, 457-472.

  6. Marian

    Hola, me llamo Marian. Alguna vez le oí­ comentar a D. José Ramón tojal algo sobre unas apariciones de la virgen en Burceña. Me podrí­an ampliar esta información? Qué virgen era? O su descripción? Gracias.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Recorridos Barakaldeses: Santa Águeda – Ezagutu Barakaldo - […] Monasterio Mercedario de Burtzeña […]

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recursos multimedia

Actualizado el 2 de marzo de 2018

  1. El paseo de los Fueros, por Borja Gómez
  2. El paseo de los Fueros, por Haizea Ruiz
  3. El paseo de los Fueros, por Iñaki Ruiz
  4. El paseo de los Fueros, por Markel Amo
  5. El paseo de los Fueros, por Oihane López
  6. El paseo de los Fueros, por Olaitz Rico

Comentarios recientes

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Categorías

RSS Noticias de Barakaldo