Menú

Minerí­a en El Regato (VIII)

Minerí­a en El Regato (VIII)

Hornos de calcinación

El yacimiento de Julianas tení­a una masa importante de hematites parda (rubio) pero con mucho carbonato espático, también lla­mado siderita o carbonato ferroso. Suele aparecer en la naturaleza envuelto de otros minerales de hierro, de espato de cal, de cuarzo, de calcopirita, etc., por lo que tiene menor ley férrica.

Fácilmente distinguible por su color, al inicio del boom minero se arrojaba a las escombreras cuando se encontraba en una explotación. Una enorme riqueza desperdi­ciada porque, sometido a la acción del calor (tostación), el carbonato elimina agua, í“xidos de azufre y substancias carbonosas, mejorando su concentración férrica hasta alcanzar porcentajes superiores al cincuenta por ciento.

Para obtener una tonelada de carbonato calcinado se necesitaba tratar 1,5 t de carbonato credo. El pro­ceso de tostación podí­a efectuarse al aire libre o en recintos cerrados, donde se obte­ní­an mejores resultados al controlarse la temperatura y necesitar, por lo tanto, menos combustible.

El primer horno de calcinación lo instaló Luchana Mining en El Regato el año 1890, previa licencia municipal. El Ayunta­miento no sólo aprobó su esta­blecimiento sino que cederla gra­tuitamente los te­rrenos necesarios para la conexión con el ferrocarril en Rotasarreta: «teniendo pre­sente el gran des­arrollo e impulso que con tal pro­yecto puede darse a la mineralogí­a».

En efecto, a partir de entonces otras socie­dades, como las arrendatarias de Lorita y Oculta, firmaron contratos adicionales a los de transporte para calcinar sus carbonatos en dicho horno.

Para el inventor, el ingeniero J. Gadner Tipping, las ventajas del “horno perfeccio­nado” eran la delgadez del cas­co exterior esférico, consistente en una plancha de acero o hie­rro, el revesti­miento interior de ladrillo re­fractario ligero y la fácil extracción de los calci­nados por medio de un sistema de tres vertederas verticales.

Capaz de producir más de 170 t diarias, según informes de la compañí­a, en 1900, era todaví­a el horno mayor y “más lujosamente construido”. Tení­a 14,25m de altura, 5,25 de anchura de boca y en el centro 6,95 con una capacidad de 360 metros cúbicos.

Teniendo en cuenta la dispersión de los yacimientos, la compañí­a británica instaló otros hornos mas pequeños y económicos, llegando a tener funcionando simultáneamente cinco en 1910, año en que produje­ron 58.000 toneladas. Se intentaba emplazarlos próximos a la lí­nea del ferrocarril, aprovechando los desniveles del terreno para facilitar la carga del horno y la descar ga del calcinado. Levantados sobre una base de hormigón, con un cono de hierro en el centro, exteriormente eran de cuba cilí­ndri­ca y su construcción de ladrillo prensado, con diez cellos de acero de 17 a 19m de cir­cunferencia colocados a intervalos de un metro. En su cara interna estaba forrado de ladrillo refractario, fabricado en Burceña por Arí­stegui Hermanos. El costo del horno no superaba las quince mil pesetas, casi la décima parte de lo que importó el primero. Además, gracias a la ventalización forzada introducida a partir de 1908, en estos hor­nos se podí­an tratar menudos de carbonato, que anteriormente se arrojaban a las escombreras.

 

Los lavaderos

También, como en el caso de otras inno­vaciones, la instalación de lavaderos se pro­dujo a partir de los años noventa, cuando los mejores minerales empezaban a escasear. Y, sin embargo, existí­an importantes cantida­des de buen mineral, demasiado mezclado para ser vendible, resultado de la mala explotación del coto de Arnabal en el pasa­do, como afirmaba el ingeniero Ladislao Perea en 1893:

No se efectúa ninguna descubierta de la montera, llevando el descombro de esta sin avance alguno y efectuándole al mismo tiempo que se verificó, el arranque de mineral. El trabajo de desescombro lleva­do de esta manera ha de producir inevita­blemente una mezcla de las tierras de la cubierta con el mineral.

En las escombreras habí­a cantidades importantes de menudos de rubio o chirtas (mineral envuelto en arcilla) que necesita­ban de un lavado previo si se pretendí­a utilizarlos en los altos hornos.

El lavado podí­a hacerse de forma manual, removiendo los terrones secos en el agua con un rastrillo, pero el medio mas usado en el valle de El Regato fue el mecánico. El primero fue instalado por Rivacoba en 1897, aprovechando 5 1/s de un regatillo de Samunde para lavar las chirtas de Dificultosa y Concepción: «Se toman las aguas por medio de una pequeña presa de fabrica emplazada ochenta metros aguas arriba de la confluencia de la regata de la cuesta con la de los Frados y se conducen al lavadero proyectado a una Iota 24 metros más baja, por medio de una tuberí­a de hierro fundido de 320 metros de longitud».

El proyecto contó con la oposición muni­cipal y de la Sociedad Aguas del Regato. Esta compañí­a acaba de obtener una concesión administrativa de las aguas de los arroyos Frados y Castaños, y permiso para hacer un pantano, el que hoy conocemos como “pantano viejo”. Las protestas no obtuvieron resultado alguno, como se desprende de la denuncia por enturbamiento del agua inter­puesta en 1900 contra el entonces arrenda­tario de las minas, el señor Martí­nez Rodas. Este lavadero fue el primero instalado en las minas locales. Tení­a un trómmel o tambor­batidora con una capacidad de lavado de sesenta toneladas diarias.

Por las mismas fechas, en 1899, en una memoria elevada al gobernador civil, el gerente de Luchana Mining manifiesta que «cree llegado el momento de tratar en esta forma la inmensa cantidad de metros cúbi­cos de tierra de diversa procedencia que tienen sus concesiones…»

El coto de Arnabal ocupaba una lí­nea de más de cinco kilómetros a lo largo de la cuenca del rí­o Cuadro, y tan amplia exten­sión hací­a imposible centralizar el lavado en una Bola instalación. Al fin y al cabo, se tra­taba de aprovechar tierras pobres en mine­rales, y los costos de transporte encarecerí­an la operación.

La empresa pretendí­a hacer dos instala­ciones independientes, una la confluencia de los arroyos Candival y Peñalada con el rí­o Cuadro, cerca de Manuela, y otra en Julianas, pero no pudo llevarlo a cabo porque la «Sociedad Aguas del Regato» solicitó 25 1/s del mismo cauce para el molino de Urkullu. Se puede decir, como lo hacia el Ayun­tamiento en un recurso elevado al Ministro de Fomento, que .con motivo de la ley de aguas, y a pretexto de causas de utilidad pública, van beneficiándose empresas parti­culares, en tanto que la vida de los pueblos se hace irrealizable». También la compañí­a inglesa protestó) la concesión gubernativa porque:

Esta petición puede responder a un capri­cho, tal vez al deseo de perjudicar intere­ses de esta Compañí­a, pero no a un fin relacionado con la industria harinera, íšnica que se toma por pretexto al solicitar la concesión.

Parece más bien que José Echevarria qui­siera monopolizar las aguas del valle, pues, disponiendo de las del Agirza o Castaños, obtení­a ahora las de la cuenca del Cuadro o Loyola, que muy bien podí­a utilizar para el lavado de minerales, como puso de manifiesto, en 1897, en un artí­culo de Estadí­stica Minera. Sin embargo, Echevarria se desinte­resarí­a por estos acuí­feros al adquirir la fábrica de «Santa ígueda de Castrejana», con derechos sobre el cauce del Cadagua, como demuestra el hecho de que vendiera por ochocientas mil pesetas el “pantano viejo” a Altos Hornos en 1901.

De todos modos, continuaba en litigio la concesión de las aguas del rí­o Cuadro a la empresa “Aguas de El Regato”. En conse­cuencia, Luchana Mining tuvo que usar  temporalmente  los lavaderos de otras empresas (Lejana y San Feliciano).

Ahora bien, en 1909, realiza un nuevo proyecto, presupuestado en 93.794 pesetas, para obtener 75.000 t anuales, lo que requerí­a 14,50 1/s de agua a tomar de los arroyos Cuadro, Bedular, Onorio, Penala­da, Marchena y Candival. Para conseguir tal producción debí­an tratarse unas 835 tal dí­a (en el caso de las tierras tuvieran un 30 por ciento de mineral). No obstante, por los datos aportados por Lazurtegui para 1910, al parecer, Luchana Mining solo obtuvo 25.000 t de lavado.

En el tratamiento de cada tonelada de chirta se empleaban 1.500 litros de agua. Desde los embalses, por medio de tuberí­as, el agua llegaba hasta un depósito de 12,50 por 20 metros y 4 metros de altura, cuya capacidad se estimaba suficiente para una jornada de trabajo. Desde aquí­ era conduci­da a un edificio, en cuyo interior una maquina a vapor de 12 H.P. accionaba dos tambores cilí­ndricos o trómeles. A partir del lavadero se construirí­an tres depósitos o bal­sas de decantación, aprovechando excava­ciones existentes.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recursos multimedia

Actualizado el 2 de marzo de 2018

  1. El paseo de los Fueros, por Borja Gómez
  2. El paseo de los Fueros, por Haizea Ruiz
  3. El paseo de los Fueros, por Iñaki Ruiz
  4. El paseo de los Fueros, por Markel Amo
  5. El paseo de los Fueros, por Oihane López
  6. El paseo de los Fueros, por Olaitz Rico

Comentarios recientes

febrero 2019
L M X J V S D
« Ene    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  

Archivos

Categorías

RSS Noticias de Barakaldo

  • Agenda | Conciertos de la banda, del conservatorio, y en El Tubo y en Donde Iru 15/02/2019
    BARAKALDO, 15 FEB 2019. Cuatro conciertos para cuatro públicos diferentes. Es la propuesta de la agenda para este viernes 15 de febrero. En la casa de cultura de San Vicente, a las 19.30 horas, hay dos opciones. Los estudiantes del conservatorio ofrecen un concierto de música de cámara, con obras de Gershwin y Elgar, para presentar […]
    Barakaldo Digital
  • Barakaldo es el décimo municipio grande de España con más riesgo de robo en comercio 14/02/2019
    Barakaldo, 14 feb 2019. Barakaldo es el décimo municipio español de más de 75.000 habitantes con más probabilidades de que sus comercios sufran un robo. Así lo señala un estudio de la asociación de aseguradoras Unespa, que indica que una tienda barakaldesa tiene un 60% más de probabilidades de ser asaltada que la media española. […]
    Barakaldo Digital
  • La celda de lindane sufre entrada de agua y Gobierno Vasco lo sabe desde hace años 14/02/2019
    Barakaldo, 13 feb 2019. La celda en el monte Argalario de residuos del pesticida tóxico y cancerígeno lindane tendría que ser impermeable, para que el contaminante no pueda dispersarse. Sin embargo, este depósito sufre la entrada de agua, según revelan informes del Gobierno Vasco a los que ha tenido acceso 'Barakaldo Digital', que también desvelan […]
    Barakaldo Digital
  • El lunes 18 abre la inscripción para un desfile de carnaval que sube el premio a la carroza 14/02/2019
    Barakaldo, 14 feb 2019. El lunes 18 de febrero abre el plazo de inscripción de las cuadrillas para participar en los desfiles de carnaval del centro de Barakaldo y del barrio de Cruces del sábado 2 de marzo. En el caso del centro, este año se cumplen 30 años de la bajada y con este […]
    Barakaldo Digital
  • Denuncia vecinal | "Robos día sí, día también" en Plaza Burtzeña 14/02/2019
    BARAKALDO, 14 FEB 2019. Un residente en las viviendas Plaza Burtzeña escribe para alertar de que en la madrugada de este 14 de febrero se ha vuelto a sufrir un asalto a los trasteros. "Tenemos robos día sí, día también", señala. En esta ocasión son ocho los camarotes. Como ya alertaban en otra denuncia vecinal, […]
    Barakaldo Digital
  • Organizan una reunión en busca de más comercios amigables con los ancianos 14/02/2019
    Barakaldo, 14 feb 2019. La agencia de desarrollo local, Inguralde, del Ayuntamiento, ha organizado para este 21 de febrero, de 15.00 a 16.00 horas, la presentación del programa Euskadi Lagunkoia, del Gobierno Vasco, para que los comercios sean amigables con los ancianos. El plan ha incorporado hasta la fecha a 54 establecimientos, de los más […]
    Barakaldo Digital