Menú

MUJERES y MEMORIA DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN LA MARGEN IZQUIERDA (II)

MUJERES y MEMORIA DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN LA MARGEN IZQUIERDA (II)
  1. asd DENUNCIAS: TODA LA POBLACIí“N BAJO SOSPECHA

Un ejemplo muy representativo de la participación extendida de todos los sectores sociales en la represión son las denuncias sin base argumental ni legal, gestionadas de forma irregular, que tení­an terribles consecuencias para la persona denunciada: el asesinato o fusilamiento, la prisión, el castigo público, el saqueo de sus bienes…

El contexto de criminalización hacia la población que permaneció fiel al gobierno republicano, el fomento de los odios y rencores, y el propio miedo a ser acusados en un ambiente de impunidad ciega y extendida, animaba a denunciar a gente del propio entorno:

«Aquí­, todo el mundo pasar por las rejas de Larrinaga, porque no hubo más que envidias, odios y malos quereres (…) Los más amigos te denunciaban, porque una que si era esotérica, la otra comunista, el otro nacionalista, ala, rí­o revuelto, la ensaladilla rusa (…) Y si eras más guapa que ella te denunciaba.»   Teresa (Lemona, 1914)

Las denuncias podí­an venir de la propia familia, cuando habí­a opciones polí­ticas diferentes, lo que enrarecí­a la convivencia familiar durante décadas.

Dado que los representantes del régimen no conocí­an al detalle la militancia a nivel local, en las pequeñas localidades tuvieron gran incidencia algunos miembros de la propia comunidad que asumí­an el papel de informadores a cambio de ciertos privilegios o beneficios. Juan Villanueva (Sestao, 1928) recuerda a uno que «llevaba informes a la Guardia Civil y al Ayuntamiento de todos los que andaban por ahí­, que pensaban ellos que eran de izquierdas, por dónde creí­an que andaban y quién se moví­a y quién no se moví­a».

El regreso del exilio era un momento delicado, ya que los retornados eran sospechosos de desafección y se les sometí­a a un estricto control policial. La Guardia Civil tuvo un papel primordial en la investigación detallada sobre la ideologí­a y actuación de cada persona, interrogando a la vecindad. Como recuerda Miren Begoña Sánchez Aranzeta, su madre tuvo que presentarse todos los domingos a la Guardia Civil en Portugalete durante dos años al volver de Francia en 1939. Ella habí­a huido por temor a los bombardeos, era militante del PNV y habí­a trabajado en el hospital para heridos en el frente, lo cual la convertí­a en una persona bajo sospecha.

La vigilancia continuaba tras la salida de la cárcel: si se les consideraba especialmente peligrosos eran detenidos regularmente por el Primero de Mayo y recluidos en el cuartel de la Guardia Civil durante esa noche; como le sucedí­a al padre de Palmira Merino (Sestao, 1944), comunista y sargento del ejército republicano. Ella recuerda la angustia y la inseguridad que eso generaba en la familia.

Participaron del control y denuncia los policí­as municipales (los alguaciles de entonces) y los propios civiles adeptos al régimen, que actuaron con total impunidad para amedrentar a los oponentes al régimen a lo largo de toda la dictadura. En 1960, cuando murió en el exilio José Antonio Agirre, primer lehendakari vasco, se celebró un funeral en la parroquia de Santa Marí­a de Sestao; las personas que asistieron a él fueron atacadas por elementos falangistas y carlistas del propio pueblo:

« Les estaban esperando falangistas y carlistas de Sestao y les hicieron levantar un brazo en alto y cantar el Cara al Sol. Mi madre estuvo allí­ delante, y les pegaron porque no querí­an levantar el brazo, no querí­an cantar el Cara al Sol. Y recibieron palos, además de gente conocida de Sestao, lo que es todaví­a mucho más agravio.»   Arantza Garaikoetxea (Sestao, 1949)

  1. ETIQUETAS QUE FACILITAN LA REPRESIí“N

Todaví­a hoy, en algunos espacios de comunicación, se hace uso de la etiqueta «rojo» para referirse a gente de izquierdas. Esta marca se impuso sistemáticamente durante el franquismo a cualquier persona a quien se atribuí­a alguna afinidad con el Frente Popular o con movimientos anarquistas que se sumaron a la lucha contra el fascismo. El estigma de ser «rojo» afectaba a toda la población y se hizo presente en todos los aspectos de la vida cotidiana, incluso en los juegos de las niñas y niños en el barrio.

Buena parte de la población participó atribuyendo o autoimponiéndose el estigma. Una vez generalizado el uso de esta etiqueta verbal y psicológica, no fue difí­cil extender la represión a toda la población que la portaba: negándole ciertos derechos, facilitando las acusaciones falsas sobre ellos o ellas, o aislándola socialmente.

«Yo me acuerdo que un dí­a fui a misa y habí­a una maestra…. Estábamos para entrar y dice «todas éstas son rojas, mejor que se marcharan, a la iglesia no tienen que entrar».»     Felisa Martí­nez (Sestao, 1918)

La persecución y criminalización del nacionalismo vasco y catalán se traducirá en el estigma de «rojo separatista». Incluso en el ámbito de la escuela algunas maestras hablaban en términos despectivos de los padres delante de las alumnas, refiriéndose a la ideologí­a nacionalista de éstos.

  1. SOMETIMIENTO A SALUDOS Y PROCLAMAS FASCISTAS

La Guerra Civil de 1936-1939 y los primeros años del franquismo coinciden con el momento álgido del fascismo en Europa, lo que permite a Franco contar con apoyos y cobertura para afirmarse. El franquismo, al igual que el régimen de Hitler en las zonas ocupadas por Alemania y el de Mussolini en Italia, impuso a toda la población (niños y niñas incluidos) el saludo fascista (el brazo derecho en alto, con la mano extendida y los dedos unidos) dirigido a los representantes del régimen militares o civiles, o ante sí­mbolos del Estado franquista como la bandera o el himno nacional. Las comunicaciones escritas para superar la censura debí­an llevar la proclama «¡¡Arriba España; Viva Franco!!», saludo que también debí­a gritarse al levantar el brazo.

La obligación de usar estas formas básicas de adhesión representaba un sometimiento ideológico y una humillación extendida a toda la población. En espacios públicos y cotidianos como el cine se incluí­a una pieza de propaganda del régimen, y ante la imagen del dictador Franco el público debí­a levantarse y hacer el saludo fascista:

«Me contaba mi madre que estaba ella con una amiga en el cine. Y habí­a más gente, porque el cine de Portugalete, todo el mundo conocido, imagí­nate. Sale Franco… Y mi madre no se levanta. Y le decí­a un amigo: «¡Mari Carmen, levántate, que nos llevan a todos! ¡Levántate!». Y le decí­a mi madre: «Si es que estoy mala, es que me duele la pierna» (…). Se tuvo que levantar. Eso era el franquismo.»   Miren Begoña Sánchez Aranzeta (Barakaldo, 1935)

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recursos multimedia

Actualizado el 5 de julio de 2022

  1. El hospital de San Eloy, por Irune Almaraz
  2. El hospital de San Eloy, por Naroa Alonso
  3. El hospital de San Eloy, por Alba Doctor
  4. El hospital de San Eloy, por Daniela Fajardo
  5. El hospital de San Eloy, por Paula González Urbieta
  6. El hospital de San Eloy, por Haizea Lombraña
  7. El hospital de San Eloy, por Arrate Meso

septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Archivos

Categorías

RSS Noticias de Barakaldo

  • Asociaciones de Lutxana piden que el pleno repruebe a PNV y PSE por la tala de la alameda Serralta 25/09/2022
    Barakaldo, 25 sep 2022. La principales asociaciones sociales, culturales y deportivas de Lutxana y Llano, así como grupos ecologistas, han presentado en el Ayuntamiento de Barakaldo una moción en la que piden que el pleno repruebe al equipo de Gobierno de la alcaldesa Amaia del Campo, formado por PNV y PSE, por la gestión realizada en […]
    Barakaldo Digital
  • Cierra de nuevo al tráfico la calle La Economía este lunes 26 de septiembre por obras de reasfaltado 25/09/2022
    Aviso del Ayuntamiento de Barakaldo. Con motivo de las obras de mejora del aglomerado de la calle La Economía, se va a realizar el asfaltado de un tramo de la calle en horario diurno, quedando cortado al tráfico el ámbito de la obra el lunes 26 de septiembre.Se garantizará en todo momento el acceso a […]
    Barakaldo Digital
  • Abierta hasta el 30 de septiembre la inscripción al programa de ayuda a parados Lanzaderas de Empleo 25/09/2022
    Comunicado de la Diputación. El programa Lanzaderas de Empleo - Anezka ha abierto el plazo de preinscripción para cuatro nuevos grupos que desarrollarán su actividad este otoño e invierno, con lo que ya sumarán más de 50 grupos desde su inicio en nuestro Territorio Histórico en 2016.El plazo de este programa impulsado por la Agencia […]
    Barakaldo Digital
  • Elkarrekin Barakaldo pide al Ayuntamiento medidas contra la inflación y la subida del precio de la energía 25/09/2022
    [youtube https://www.youtube.com/watch?v=G-nYb75NMvw] Comunicado de Elkarrekin Barakaldo. En el contexto actual, con una inflación anual del 10,5%, una caída de los salarios del 4,5% y una subida histórica en los costos energéticos, consecuencia principalmente del aumento de los beneficios empresariales y de la guerra en Ucrania, muchas familias y negocios están viviendo una situación de verdadero […]
    Barakaldo Digital
  • Amaia del Campo (PNV) defiende la tala de Serralta y sostiene que los vecinos de Lutxana se dejan manipular 24/09/2022
    Barakaldo, 24 sep 2022. La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo (PNV), ha defendido la tala de la alameda —paseo con árboles— de Serralta porque, según sostiene, permitirá crear un "enorme corazón verde de 57.000 metros cuadrados", aparte de más de 700 pisos privados, de los que la parte minoritaria —alrededor de un 20%— será de […]
    Barakaldo Digital
  • CRÓNICA: LAGUN ONAK FT 0-1 BARAKALDO CF 24/09/2022
    Comunicado del Barakaldo CF. El Barakaldo CF ha vencido por 0-1 al Lagun Onak FT en el encuentro correspondiente a la tercera jornada liguera de 3ª RFEF.   El Baraka ha conseguido esta tarde su tercera victoria de la temporada, la segunda lejos de Lasesarre. El choque arrancó con mucha intensidad, ambos conjuntos trataron de hacerse con el dominio del […]
    Barakaldo Digital