Menú

La enseñanza pública en Barakaldo 1857-1957

La enseñanza pública en Barakaldo 1857-1957

plaza-vilallongaINTRODUCCIí“N

El nacimiento del estado moderno produjo un incremento de la burocracia. Por otro lado, el desarrollo del comercio durante el siglo XVI generó una multiplicación de los contratos, cada vez más plasmados en papel.

Gracias a ambos factores, en algunas villas y pueblos se establecieron escuelas y tutores privados para instruir en la escritura a los hijos de los más adinerados. Hasta entonces la instrucción alcanzaba a una mí­nima parte de la sociedad, y sólo la enseñanza de los eclesiásticos ocupaba a un número significativo de personas.

A su vez, como fórmula para oponerse a la extensión del protestantismo, la Iglesia católica aconsejó que en todos los pueblos se fundaran escuelas para los más pobres.

El importante papel que el Concilio de Trento asignaba a la educación popular como instrumento de evangelización no fue cumplido por los eclesiásticos barakaldeses ni, en general, de todo el Señorí­o de Vizcaya, que todaví­a en 1605 reclamaba, sin éxito, que enseñaran a los niños doctrina cristiana.

Ante esta dejación de la Iglesia, los padres y los concejos asumieron la instrucción como obligación propia, y contrataron a medias maestros de primeras letras a partir de la segunda mitad del siglo XVII, época caracterizada por el desastre económico. El maestro impartí­a en castellano, pese al bilingí¼ismo de los habitantes: catecismo, historia sagrada, escritura, lectura y cuentas elementales.

Los padres pensaban que la enseñanza podí­a ser para sus hijos una herramienta útil en la emigración, en el ejército, etc. Por su carácter voluntario, en Barakaldo, en los momentos de apreturas del erario municipal, el salario del maestro era una de las primeras cargas de las que se liberaban (1716).

En las mismas fechas, en algunos paí­ses europeos (Prusia, 1717), el Despotismo Ilustrado introdujo la obligatoriedad de la enseñanza pública, medida no imitada por la Corona española. A pesar de ello, por lo diseminado del caserí­o y la mejorí­a de las rentas municipales desde 1749 se duplicaron las infraestructuras escolares en Retuerto (Amezaga) y en San Vicente. Pero los resultados entre las clases populares fueron escasos.

Por ejemplo, en 1777 los dos fieles regidores solicitaban que firmaran en su nombre. Para los ilustrados los males de la sociedad eran producto de la ignorancia, por lo tanto la generalización de la enseñanza primaria contribuirí­a eficazmente a cambiar las actitudes y valores de la sociedad española.

Sus herederos liberales plasmaron estos ideales en la Constitución de 1812 y en el informe Quintana (1813). La enseñanza debí­a ser universal, pública, gratuita, uniforme y libre. Pero este ideario no pudo llevarse a cabo por la situación de enfrentamiento civil de la primera mitad del siglo XIX.

LA LEY MOYANO. BARAKALDO EN ESTE CONTEXTO

Terminada la primera guerra carlista, los sucesivos gobiernos pretendieron la reforma del Estado y, naturalmente, de la enseñanza con un carácter unificador y centralista. Por su trascendencia, la más importante de las leyes educativas fue la Ley General de Instrucción Pública o Ley Moyano de 1857, una ley de bases que unificó las diferentes reglamentaciones de la primera mitad del siglo.

Establecí­a la obligatoriedad de escolarización y los niveles de estudios, diferenciando entre primaria, secundaria y universidad; señalaba la competencia municipal en la enseñanza primaria, el tipo de escuelas (completas, incompletas, oficiales y privadas), y su número según los habitantes de cada lugar.

En la fecha, Barakaldo era un pueblo esencialmente agrí­cola de 2.369 habitantes, que contaba con dos escuelas y maestros: Domingo de Convenios y José de Gorostiza.

La aplicación simple de la Ley Moyano obligaba a crear dos plazas de maestras ocupadas

(1862) por Francisca Eguiluz y Florencia de San Miguel, que se hicieron cargo de las clases de niñas en Retuerto y San Vicente.

Pero la industrialización producirá una transformación radical desde el punto de vista económico, social y demográfico. Una de las caracterí­sticas de la situación escolar entre 1876 y 1931 será la insuficiente dotación de escuelas y maestros por el crecimiento imparable de la población y la incapacidad municipal para hacer frente a los gastos.

ESCUELAS Y MAESTROS MUNICIPALES

Uno de los motivos de rechazo de las instituciones vascas, diputaciones y ayuntamientos, de las leyes educativas del Gobierno era la dotación de maestros por oposición pública. Esta circunstancia, en teorí­a, mermaba la autonomí­a municipal, ya que determinaba los presupuestos dedicados a instrucción, al mismo tiempo que impedí­a la polí­tica caciquil y el nombramiento de personas afines, su control ideológico y moral.

En efecto, este tema fue conflictivo por razones económicas, pero también ideológicas: Juan Ignacio Gorostiza tuvo que huir del pueblo en 1873 para no ser pasado por las armas por los carlistas.

Terminada esta contienda, los sectores más conservadores del liberalismo intentaron aplacar a la Iglesia y atraerse a los carlistas. En 1884 se aprobaron algunos decretos que asimilaban los tí­tulos de las escuelas privadas a los de las oficiales. Desde esa fecha la mayor parte de las escuelas y maestros serán municipales o extraoficiales, y la recomendación y el trabajo voluntario realizado como auxiliar se convertirán en la ví­a de entrada a la enseñanza. Poco tení­a que ver la capacidad del magisterio con esta decisión, pues los maestros más reconocidos por el propio Ayuntamiento habí­an sido nombrados por oposición, es decir, eran maestros oficiales: Juan Ignacio Gorostiza, Hilario Agapito, Marí­a López Gordo, etc.

Además de los motivos anteriormente expuestos, habrí­a que señalar la influencia que pudo tener en la municipalización el hecho de que los edificios escolares oficiales tuvieran

que reunir unos requisitos mí­nimos que elevaban los presupuestos de ejecución. La sustitución de la casa alquilada para escuela en Retuerto por un edificio propio en 1880, por ejemplo, supuso casi 30.000 pesetas.

Por otro lado, en 1891 se construyó la escuela oficial de Rajeta que, como determinaba la ley de construcciones escolares, contaba con aulas para sesenta alumnos, patio de recreo, jardí­n, biblioteca popular, aseo, acceso independiente a las casas de los maestros, etc. Pero el proyecto para el que se habí­a solicitado la pertinente subvención económica del Gobierno serí­a modificado, utilizándose también para otros usos (ayuntamiento, juzgado, etc.), sin contar con el informe previo del gobernador ni con la autorización oficial para adquirir el terreno, por lo que se denegó la ayuda prometida.

Este hecho y la situación de la hacienda municipal eran los argumentos que esgrimí­a el Ayuntamiento para justificar que casi todas las nuevas escuelas fueran municipales.

La mayorí­a de ellas no ocupaban un espacio fí­sico propio y fueron, en principio, unitarias mixtas, donde niños y niñas de distintas edades compartí­an el aula. Podí­an estar en el pórtico de una iglesia o una ermita abandonada, como las de Burceña (1889) y El Regato (1885), o compartir su uso con otras actividades: Arnabal (1901) aprovechó la alhóndiga del barrio; la municipal de Vilallonga (1905) albergaba en la planta baja mercado, perrera municipal, en la planta primera un salón de cine, y en la segunda la escuela de Artes y oficios; caso excepcional es el edificio escolar de Llano (1903).

Pero el componente ideológico, y no sólo económico, de esta opción queda de manifiesto cuando se subvenciona de forma importante una escuela de religiosos salesianos (1898) antes que cumplir con la legislación estatal. Como su financiación y mantenimiento corrió a cargo del municipio durante muchos años -contó también con donativos de particulares y empresas-, se podrí­a decir que funcionó como escuela pública, aunque por su titularidad fuera privada.

Y, como en las oficiales y públicas, el Ayuntamiento controlaba los exámenes de sus alumnos, lo que no sucedí­a con el resto de las privadas.

Además, a partir de 1901 el municipio sólo pagaba lo consignado en los presupuestos de aquel año por todas las oficiales. Esta cantidad era ingresada en las arcas de la Diputación que se hací­a cargo del pago de los maestros. En diciembre de 1912, las diputaciones vascas llegaron a un acuerdo con el Gobierno, a quien, desde entonces, competirá fijar las necesidades de la enseñanza.

Gracias a este traspaso de competencias, en octubre de 1913 se crearon seis plazas (4 nuevas secciones de Rajeta y dos jubilaciones) de maestros oficiales, lo que suponí­a a las arcas locales tan sólo 1.800 pesetas anuales (300 pesetas cada maestro por vivienda). Pero las autoridades locales prefirieron la municipalización, en vez de acudir al Estado. En 1915, por ejemplo, se creaba un parvulario municipal en la escuela oficial de Retuerto.

ESCUELAS NACIONALES EN LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA

Durante más de una década los proyectos para ampliar o crear nuevos centros no pudieron realizarse. Los salarios reales de los trabajadores habí­an bajado durante la época de la Gran Guerra (1914/18), así­ como su capacidad de ahorro y gasto, y la crisis económica (1920/23) que la sucedió trajo consigo un agravamiento de la situación.

Si en los momentos de expansión económica los presupuestos de instrucción habí­an sido bajos, mucho más lo serán en épocas de crisis.

Pero de los 25.000 habitantes de 1919 se habí­a pasado a las 30.000 almas de 1926. El descenso de la mortalidad infantil y la ampliación de la escolarización obligatoria hasta los 14 años en 1923 incrementaron la demanda de plazas escolares. Desde las páginas del semanario El Galindo (1924), varios maestros desarrollaron una campaña de concienciación ciudadana a favor de la creación de escuelas nacionales. Segundo Muñoz, colaborador habitual del semanario, señalaba cómo la polí­tica municipal era uno de los problemas más graves de la enseñanza: Locales inhabitables, maestros mal pagados, enorme exceso en las matrí­culas, muchos niños sin escuelas adonde acudir, esto es a grandes rasgos el mal que urge remediar a todo trance. Nada que agradecer, sí­ mucho que censurar, tiene el pueblo respecto a la gestión de los concejales actuales y de las mayorí­as que hasta la fecha han regido tan deplorablemente los destinos municipales (EG 16-3-1925).

La elaboración del proyecto de Urbanización, Reforma y Extensión de Baracaldo (1925), que preveí­a un vasto programa de obras públicas (plaza de mercado, traí­da de aguas y, sobre todo, escuelas) se puso en marcha a partir de 1927 con los fondos del Instituto Nacional de Previsión, administrados por la Caja de Ahorros Vizcaí­na, a la que el Ayuntamiento solicitó un importante crédito.

Por primera vez, y gracias a la conjunción de estos factores, se aprobó la creación de escuelas con la subvención del Estado y el préstamo de la CAV, aunque por lo complicado de la tramitación las obras no concluirán hasta el perí­odo republicano. En apenas cuatro años se duplicaron las aulas existentes (29), y se avanzó en la graduación de la enseñanza: Arteagabeitia, San Vicente -recién construidas- y Rajeta y las municipales de Vilallonga.

LAS REALIZACIONES EN EL PERíODO REPUBLICANO

Con el advenimiento de la II República se intentará la reforma del sistema educativo, heredado de la vieja Ley Moyano. Pero todaví­a no estaba solucionado el problema de la escolarización. Pese a lo mucho realizado en los últimos años, la mayorí­a de las escuelas se hallaban abarrotadas. Y la posibilidad de que los centros regentados por religiosos (ley de Confesiones y Congregaciones religiosas) tuvieran que cerrar, incrementarí­a de forma substancial la matrí­cula.

Por otro lado, la limitación legal republicana de que sólo hubiera 50 alumnos por aula hací­a imprescindible continuar la polí­tica de construcciones, pese a la crisis económica, e intentar eliminar definitivamente el déficit de plazas. Se construyeron con presupuestos municipales extraordinarios y la ayuda de los fondos gubernamentales las escuelas de Vitoricha (8 aulas), de Bagaza (9 aulas) y Arbuyo (3 aulas); se ampliaron algunas de las existentes, Vilallonga (3 aulas) y Lasesarre (1 aula) y se completaron con dos aulas las secciones de párvulos de San Vicente y Arteagabeitia. Y de forma provisional se crearon escuelas municipales en Zaballa, Ibarra, Av. de Euzkadi, etc.

La educación pública era para republicanos y socialistas una función ineludible del Estado. Por acuerdo municipal de tres de agosto de 1931 se aprobó solicitar la nacionalización de varias escuelas que se realizó en un breve espacio de tiempo: Arteagabeitia, San Vicente, Llano, El Regato, Rájeta, Lasesarre y Vilallonga, etc. Esta polí­tica sólo fue seguida en Vizcaya por los municipios gobernados por la izquierda: la zona minera, Portugalete, Basauri, Bilbao y Barakaldo. En 1936, una vez concluido el proceso, la situación era la siguiente: 81 escuelas (aulas) nacionales, 10 escuelas (aulas) municipales y 3 escuelas (aulas) dependientes de la Diputación.

La medida nacionalizadora permitirí­a ahorrarse más de 200.000 pesetas anuales. Sin embargo, no fue el ahorro el principal objetivo, y los presupuestos se mantuvieron durante todo el perí­odo republicano. Con el dinero ahorrado se intentará conseguir el viejo ideal de la igualdad de oportunidades en el acceso a la enseñanza. Se promoverán actividades circunescolares de marcado carácter social: patronato escolar (colonias, ropero, cantinas), enseñanzas especiales (artes y oficios, euskera, música), instituciones culturales (biblioteca, subvenciones) y becas. En esta último apartado, en 1936, por ejemplo, se destinaron más de 50.000 pesetas para el sostenimiento de 28 becas para alumnos de primaria y varias para estudios de Bellas Artes.

Pero sin lugar a dudas, el mayor éxito en el camino para hacer efectiva la igualdad de oportunidades fue la aprobación (1933) de un centro de enseñanza secundaria: “Haciéndose cargo de la importancia de Baracaldo, pueblo eminentemente fabril y obrero

donde muchas aptitudes se malogran por su falta de medios pecuniarios…”.

EL FRANQUISMO: LA PRIVATIZACIí“N DE LA ENSEÑANZA

Con la entrada de las tropas nacionales en Barakaldo, desde el Ayuntamiento se seguirán fielmente las directrices del Nuevo Estado. Pese a que los conservadores se habí­an mostrado contrarios a la nacionalización de las escuelas, el alcalde carlista, José Marí­a Llaneza, se mostró conforme “por considerar que su centralización de funciones marcha más en consonancia con los principios de unidad y vigilancia que el Estado debe observar en esta materia de educación ciudadana”.

Las primeras medidas tomadas por el Gobierno, además de la depuración del magisterio y reposición de sí­mbolos religiosos en las escuelas, irán encaminadas a suprimir las conquistas republicanas, sobre todo, las que avanzaban en la igualdad de oportunidades: Instituto de Enseñanza Media y, paulatinamente, las becas y ayudas a estudiantes pobres.

El sistema consideraba que la enseñanza era una cuestión propia de cada familia, y que los beneficios de la inversión realizada revertí­an exclusivamente en el estudiante y su familia que, por lo tanto, debí­an ser quienes la sufragaran. En consecuencia, el Gobierno apenas intervendrá en la educación, dejando el predominio educativo a la Iglesia.

Hasta 1957, a pesar de que casi se habí­a duplicado la población de 1936, ni el Ayuntamiento ni el Estado construyeron ningún edificio escolar. No es casual, sino consecuencia directa de un consciente abandono.

Esto explicarí­a el deficiente equipamiento educativo estatal, único que debí­a proporcionar formación gratuita. Además, se intentará la sustitución de escuelas públicas por privadas, y que en todos los barrios hubiera un colegio religioso.

Los efectos de esta polí­tica no se hicieron esperar (Dominicas en Burceña, 1938), pero la mayorí­a de las órdenes especializadas en la enseñanza: maristas, escolapios o jesuitas preferí­an instalarse, por razones económicas, en las ciudades y no en los pueblos obreros. Fueron las órdenes religiosas asentadas antes de la Guerra civil las que se hicieron cargo de ella en Barakaldo.

Mientras se cerraban escuelas públicas, las Hijas de la Cruz en el colegio del Sagrado Corazón de Jesús (1938 y 1945), Salesianos en Burceña (1943), Paúles en El Desierto (1944), Hermanos de la Salle en el colegio de Nuestra Señora del Carmen (1947), Salesianas en Los Fueros (1947), inauguraban o ampliaban sus instalaciones.

A partir de los años cincuenta el aumento de la población es espectacular. Es de suponer que las necesidades de escolarización crecieran igualmente, pero todaví­a se dejará su solución a la iniciativa privada: las Hijas de la Caridad en la Fundación Miranda (1956), El Pilar (1956). Consecuencia directa de esta polí­tica fue el incremento de alumnos en los centros privados, mientras disminuí­a en los públicos. El propio alcalde reconocí­a en 1955 que las escuelas públicas estaban saturadas y en algunas “no pueden admitirse ya los aspirantes en turno por falta de capacidad”.

Con anterioridad a 1948 ya se habí­a planteado la necesidad de substituir los grupos escolares de Rajeta (10 aulas en 1936), de Vilallonga (9 aulas en 1936) y varias provisionales por un nuevo centro en Larrea. Pese a las gestiones del ministro barakaldés, Iturmendi Bañales, ante su compañero del Ministerio de Educación no se construirá hasta 1957, y Larrea apenas compensaba las escuelas cerradas durante el proceso de tramitación.

Significativamente, la polí­tica municipal consiguió el reconocimiento del Régimen. Nada extraño, pues, como se exponí­a en el III Pleno del Consejo Económico y Sindical celebrado en Bilbao en 1962, la situación de la enseñanza en España era desconsoladora.

Podí­an servir como disculpa las enormes necesidades presupuestarias de reconstrucción tras la Guerra civil, pero mientras España dedicaba en 1946 menos del 5 por ciento del presupuesto nacional a educación, Inglaterra, que acababa de terminarla, invertí­a en los mismos menesteres el 20 por ciento.

Escrito por Pedro Simón

1 comentario

  1. Egoitz

    Hola.
    He estado buscando información sobre el colegio Rontegi, acerca de cúando fué inaugurado. Esa búsqueda me ha llevado a este artí­culo pero no veo ningún dato sobre el colegio Rontegi, ¿podrí­as darme alguna indicación de dónde buscar?
    ¿Tienes algún dato al respecto?

    Muchas gracias.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recursos multimedia

Actualizado el 2 de marzo de 2018

  1. El paseo de los Fueros, por Borja Gómez
  2. El paseo de los Fueros, por Haizea Ruiz
  3. El paseo de los Fueros, por Iñaki Ruiz
  4. El paseo de los Fueros, por Markel Amo
  5. El paseo de los Fueros, por Oihane López
  6. El paseo de los Fueros, por Olaitz Rico

Comentarios recientes

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Categorías

RSS Noticias de Barakaldo

  • Las rápidas de futbolín se entrenan en otra mañana de fiestas llena de niños 17/07/2018
    El primer torneo de partidas rápidas de futbolín de los cármenes, junto a la escuela de idiomas, y el deporte rural en la plaza Bide Onera se han sumado la mañana de este 17 de julio a las diarias actividades infantiles del paseo de los Fueros y el parque de las Esculturas. | sigue leyendo
    Barakaldo Digital
  • Fiestas | Niños y adultos miden sus habilidades en una sesión de deporte adaptado 17/07/2018
    Niños y adultos han participado este 17 de julio, en el marco de las fiestas del Carmen, en una sesión de deporte adaptado para personas con discapacidad en la Herriko Plaza. La asociación para la promoción del deporte entre niños con diversidad funcional Haszten ha sido la organizadora del evento que ha permitido a los […]
    Barakaldo Digital
  • Fútbol | El Barakaldo CF recibe cedido por el Mallorca al joven centro Antonio Sánchez 17/07/2018
    • Hasta el momento, en Lasesarre hay 16 salidas, nueve incorporaciones y tres renovaciones • El Barakaldo Club de Fútbol contará para la nueva temporada 2018/2019 con el centrocampista de 21 años Antonio Sánchez Navarro, que llega cedido por el Mallorca, con el que está comprometido hasta el 30 de junio de 2020. La entidad […]
    Barakaldo Digital
  • Balonmano | El HGB-Prosetecnisa Zuazo inicia la liga en Valencia el 8 de septiembre 17/07/2018
    El equipo barakaldés de balonmano femenino HGB-Prosetecnisa Zuazo inicia la liga en Sagunto (Valencia) el 8 de septiembre ante el recién ascendido Balonmano Morvedre. En la segunda jornada, el día 15, las zuazotarras debutarán en el polideportivo de Lasesarre ante el Atlético Guardés. La Federación Española de Balonmano ha acogido este martes 17 el sorteo […]
    Barakaldo Digital
  • Fútbol | El partido del Barakaldo CF contra el Athletic en Lasesarre contará con el VAR 17/07/2018
    El encuentro que disputará el Barakaldo Club de Fútbol frente al Athletic en Lasesarre el domingo 22 de julio (11.30 horas) contará con el VAR (Video Assistant Referee), sistema de asistencia al arbitraje utilizado en el reciente Mundial de Rusia. | sigue leyendo
    Barakaldo Digital
  • La Euskal Encounter sitúa la zona gratuita y abierta al público en el pabellón 3 de BEC! 17/07/2018
    La fiestas informática Euskal Encounter, que se celebra en la feria de muestras BEC! del 26 al 29 de julio, situará la zona gratuita y abierta al público en el pabellón 3 donde en 15.000 meros cuadrados de superficie ofrecerá charlas, talleres, y otras actividades relacionadas con la informática y la tecnología, como robótica o […]
    Barakaldo Digital