Menú

La Formación Profesional en Bizkaia durante el Franquismo

La Formación Profesional en Bizkaia durante el Franquismo

Altos Hornos 4El territorio vizcaí­no también tuvo sus propias caracterí­sticas en lo que al desarrollo de la formación profesional se refiere. Al igual que las otras provincias, en Bizkaia también veí­a funcionando una Escuela de Artes y Oficios desde el siglo XIX, y coincidiendo con la de Donostia, finalizaba su periplo allá por 1958. La segunda Escuela de la provincia nació en Durango en el año 1904, coincidiendo con la llegada de los Maristas a esta población, y en los años 80 todaví­a continuaba en funcionamiento. También dos centros de la capital, el Instituto Politécnico de FP «Emilio Campuzano» continuaban funcionando en la década de los 80 desde su fundación, allá por el curso 1932/33, así­ como la Escuela Profesional Salesiana «San Juan Bosco» creada en 1938, aunque años antes ya habí­a venido desempeñando tareas educativas.

Al finalizar la Guerra Civil, en Bizkaia, al igual que en Gipuzkoa, también se produce un proceso de creación de centros de formación profesional por toda la provincia, fueron un total de nueve, si bien es cierto que mayoritariamente estos centros se iban a situar en el denominado «Gran Bilbao», con conocidas Escuelas de Aprendices como las de Altos Hornos de Bizkaia y la Naval de Sestao o la de General Eléctrica de Galindo. También hubo centros de formación profesional más alejados de la capital como el de Somorrostro o el de Markina y, otro que se situó en la costa y de contenidos académicos muy diferentes a los anteriores: la Escuela de Formación Profesional Náutico-Pesquera «Nuestra Señora de la Antigua» de Ondarroa.

Durante la década de los años 50 este proceso de creación de centros de formación profesional sufrió un ligero frenazo y «solo» surgieron cuatro nuevos centros situados en Sopuerta, Zeanuri, Mungia y Ortuella, pero en la década de los 60 la empresa vizcaí­na, necesitada de mano de obra cualificada, vuelve a involucrarse en la formación profesional y durante estos años nos encontramos con nuevas Escuelas de Aprendices en «Dow-Uniquesa» de Bilbao, en «Echeverria S. A.» de Basauri, en «Babcock Wilcox» de Sestao, en «Unión Española de Explosivos» de Galdakao, en «Westinhouse» de Erandio, etc. además de otros centros de propietarios eclesiásticos como el «Instituto San Ignacio de Loiola» de Bilbao o la Escuela de Gaztelueta de Leioa, sin olvidar el Instituto de FP «Minas» de Barakaldo y otros más hasta un total de 15 que surgieron en esa década.

Hilario Murua Cartón

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *