Menú

Horacio Echevarrieta (I)

Horacio Echevarrieta (I)

asd1.- Introducción

Horacio Echevarrieta Maruri nació en Bilbao el 15 de septiembre de 1870. Fue un destacado empresario, industrial, banquero, polí­tico, mecenas, negociador, diplomático y fundador de periódicos, entre otras actividades. Sus actuaciones empresariales más importantes fueron: los Astilleros de Cádiz; los Saltos del Duero; la compañí­a Iberia, Lí­neas Aéreas de España; la lí­nea 1 del metropolitano de Barcelona; la Gran Ví­a de Madrid; la Casa de la Prensa; varios edificios del Ensanche de Bilbao; y el buque escuela Juan Sebastián Elcano. Hijo del empresario bilbaí­no Cosme Echevarrieta Lascurain, hombre de negocios mineros que intervino en la firma del Pacto Federal de Eibar de 1869 en representación de la provincia de Bizkaia, siendo el principal lí­der republicano bilbaí­no del último tercio del siglo XIX. Horacio, de ideas liberales, gozó de simpatí­as en amplios sectores sociales y polí­ticos. Su vida empresarial empezó como continuador de los negocios mineros de su padre, además de emprender otros, como los marí­timos, llegando a poseer una flota de tráfico internacional con delegación en Londres. Miembro de la burguesí­a bilbaí­na de Neguri, heredó a la muerte de su padre la comunidad de bienes Echevarrieta y Larrinaga, fundada en 1882.

En una época en la que todos los proyectos parecí­an posibles, Horacio Echevarrieta quiso construir la máquina más perfecta: el mejor submarino del mundo. Para ello se alió con intrépidos marinos alemanes, dispuestos a navegar por donde pocos se habí­an atrevido. Quizás fue uno de los empresarios más modernos de su época. Era muy amigo del Rey Alfonso XIII, con quien compartí­a jornadas de navegación y algún que otro negocio, y creí­a que podí­a competir con los grandes.

Tras la finalización de la Primera Guerra Mundial, y los consiguientes tratados internacionales firmados en Versalles por los contendientes, Alemania no podí­a construir submarinos y grandes barcos de guerra, así­ que todo deberí­a mantenerse en total secreto. Tres hombres unidos por su afán en todo lo nuevo: el magnate republicano Horacio Echevarrieta; Wihlen Canaris, el más célebre de los espí­as y Walter Lohmann, el marino que se enamoró del cine, desafiaron el orden mundial para construir el arma definitiva, un submarino que se adelantó a su tiempo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recursos multimedia

Actualizado el 3 de diciembre de 2023

  1. Panaderías en Barakaldo, por Araitz Vázquez
  2. Panaderías en Barakaldo, por Arenne Ríos
  3. Panaderías en Barakaldo, por Camila Colman
  4. Panaderías en Barakaldo, por Jorge Paz
  5. Panaderías en Barakaldo, por Mikel Marcos
  6. Panaderías en Barakaldo, por Naroa Santos

Comentarios recientes

febrero 2024
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  

Archivos

Categorías

RSS Noticias de Barakaldo