Menú

MUJERES y MEMORIA DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN LA MARGEN IZQUIERDA (II)

MUJERES y MEMORIA DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN LA MARGEN IZQUIERDA (II)
  1. asd DENUNCIAS: TODA LA POBLACIí“N BAJO SOSPECHA

Un ejemplo muy representativo de la participación extendida de todos los sectores sociales en la represión son las denuncias sin base argumental ni legal, gestionadas de forma irregular, que tení­an terribles consecuencias para la persona denunciada: el asesinato o fusilamiento, la prisión, el castigo público, el saqueo de sus bienes…

El contexto de criminalización hacia la población que permaneció fiel al gobierno republicano, el fomento de los odios y rencores, y el propio miedo a ser acusados en un ambiente de impunidad ciega y extendida, animaba a denunciar a gente del propio entorno:

«Aquí­, todo el mundo pasar por las rejas de Larrinaga, porque no hubo más que envidias, odios y malos quereres (…) Los más amigos te denunciaban, porque una que si era esotérica, la otra comunista, el otro nacionalista, ala, rí­o revuelto, la ensaladilla rusa (…) Y si eras más guapa que ella te denunciaba.»   Teresa (Lemona, 1914)

Las denuncias podí­an venir de la propia familia, cuando habí­a opciones polí­ticas diferentes, lo que enrarecí­a la convivencia familiar durante décadas.

Dado que los representantes del régimen no conocí­an al detalle la militancia a nivel local, en las pequeñas localidades tuvieron gran incidencia algunos miembros de la propia comunidad que asumí­an el papel de informadores a cambio de ciertos privilegios o beneficios. Juan Villanueva (Sestao, 1928) recuerda a uno que «llevaba informes a la Guardia Civil y al Ayuntamiento de todos los que andaban por ahí­, que pensaban ellos que eran de izquierdas, por dónde creí­an que andaban y quién se moví­a y quién no se moví­a».

El regreso del exilio era un momento delicado, ya que los retornados eran sospechosos de desafección y se les sometí­a a un estricto control policial. La Guardia Civil tuvo un papel primordial en la investigación detallada sobre la ideologí­a y actuación de cada persona, interrogando a la vecindad. Como recuerda Miren Begoña Sánchez Aranzeta, su madre tuvo que presentarse todos los domingos a la Guardia Civil en Portugalete durante dos años al volver de Francia en 1939. Ella habí­a huido por temor a los bombardeos, era militante del PNV y habí­a trabajado en el hospital para heridos en el frente, lo cual la convertí­a en una persona bajo sospecha.

La vigilancia continuaba tras la salida de la cárcel: si se les consideraba especialmente peligrosos eran detenidos regularmente por el Primero de Mayo y recluidos en el cuartel de la Guardia Civil durante esa noche; como le sucedí­a al padre de Palmira Merino (Sestao, 1944), comunista y sargento del ejército republicano. Ella recuerda la angustia y la inseguridad que eso generaba en la familia.

Participaron del control y denuncia los policí­as municipales (los alguaciles de entonces) y los propios civiles adeptos al régimen, que actuaron con total impunidad para amedrentar a los oponentes al régimen a lo largo de toda la dictadura. En 1960, cuando murió en el exilio José Antonio Agirre, primer lehendakari vasco, se celebró un funeral en la parroquia de Santa Marí­a de Sestao; las personas que asistieron a él fueron atacadas por elementos falangistas y carlistas del propio pueblo:

« Les estaban esperando falangistas y carlistas de Sestao y les hicieron levantar un brazo en alto y cantar el Cara al Sol. Mi madre estuvo allí­ delante, y les pegaron porque no querí­an levantar el brazo, no querí­an cantar el Cara al Sol. Y recibieron palos, además de gente conocida de Sestao, lo que es todaví­a mucho más agravio.»   Arantza Garaikoetxea (Sestao, 1949)

  1. ETIQUETAS QUE FACILITAN LA REPRESIí“N

Todaví­a hoy, en algunos espacios de comunicación, se hace uso de la etiqueta «rojo» para referirse a gente de izquierdas. Esta marca se impuso sistemáticamente durante el franquismo a cualquier persona a quien se atribuí­a alguna afinidad con el Frente Popular o con movimientos anarquistas que se sumaron a la lucha contra el fascismo. El estigma de ser «rojo» afectaba a toda la población y se hizo presente en todos los aspectos de la vida cotidiana, incluso en los juegos de las niñas y niños en el barrio.

Buena parte de la población participó atribuyendo o autoimponiéndose el estigma. Una vez generalizado el uso de esta etiqueta verbal y psicológica, no fue difí­cil extender la represión a toda la población que la portaba: negándole ciertos derechos, facilitando las acusaciones falsas sobre ellos o ellas, o aislándola socialmente.

«Yo me acuerdo que un dí­a fui a misa y habí­a una maestra…. Estábamos para entrar y dice «todas éstas son rojas, mejor que se marcharan, a la iglesia no tienen que entrar».»     Felisa Martí­nez (Sestao, 1918)

La persecución y criminalización del nacionalismo vasco y catalán se traducirá en el estigma de «rojo separatista». Incluso en el ámbito de la escuela algunas maestras hablaban en términos despectivos de los padres delante de las alumnas, refiriéndose a la ideologí­a nacionalista de éstos.

  1. SOMETIMIENTO A SALUDOS Y PROCLAMAS FASCISTAS

La Guerra Civil de 1936-1939 y los primeros años del franquismo coinciden con el momento álgido del fascismo en Europa, lo que permite a Franco contar con apoyos y cobertura para afirmarse. El franquismo, al igual que el régimen de Hitler en las zonas ocupadas por Alemania y el de Mussolini en Italia, impuso a toda la población (niños y niñas incluidos) el saludo fascista (el brazo derecho en alto, con la mano extendida y los dedos unidos) dirigido a los representantes del régimen militares o civiles, o ante sí­mbolos del Estado franquista como la bandera o el himno nacional. Las comunicaciones escritas para superar la censura debí­an llevar la proclama «¡¡Arriba España; Viva Franco!!», saludo que también debí­a gritarse al levantar el brazo.

La obligación de usar estas formas básicas de adhesión representaba un sometimiento ideológico y una humillación extendida a toda la población. En espacios públicos y cotidianos como el cine se incluí­a una pieza de propaganda del régimen, y ante la imagen del dictador Franco el público debí­a levantarse y hacer el saludo fascista:

«Me contaba mi madre que estaba ella con una amiga en el cine. Y habí­a más gente, porque el cine de Portugalete, todo el mundo conocido, imagí­nate. Sale Franco… Y mi madre no se levanta. Y le decí­a un amigo: «¡Mari Carmen, levántate, que nos llevan a todos! ¡Levántate!». Y le decí­a mi madre: «Si es que estoy mala, es que me duele la pierna» (…). Se tuvo que levantar. Eso era el franquismo.»   Miren Begoña Sánchez Aranzeta (Barakaldo, 1935)

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recursos multimedia

Actualizado el 31 de diciembre de 2021

  1. Iglesia de San Vicente de Barakaldo, por Naroa Alonso
  2. Iglesia de San Vicente de Barakaldo, por Alba Doctor
  3. Iglesia de San Vicente de Barakaldo, por Paula González
  4. Iglesia de San Vicente de Barakaldo, por Arrate Meso
  5. Iglesia de San Vicente de Barakaldo, por Javier Sanz

Comentarios recientes

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

Categorías

RSS Noticias de Barakaldo

  • La residencia Vitálitas Santa Teresa registra otra treintena de ancianos contagiados por covid19 23/01/2022
    Barakaldo, 23 ene 2022.  La ola de contagios por covid19 no frena en la residencia de ancianos Vitálitas Santa Teresa, en Barakaldo. En esta ocasión, las familias han sido informadas de que otras 29 personas han resultado infectadas, de acuerdo a un cribado realizado en la segunda planta del centro asistencial. Hasta el 8 de enero […]
    Barakaldo Digital
  • Ha llegado el día...hoy a partir de las 13:00 estaremos en el parque de Sanbi… 23/01/2022
    Comunicado del club Gorostiza Herri Kirol Kluba. Ha llegado el día...hoy a partir de las 13:00 estaremos en el parque de Sanbi con la exhibición de diferentes modalidades de herri kirolak a cargo de los txikis de nuestra herri kirol eskola, con los mayores podréis disfrutar de un desafío por equipos en 7 modalidades de […]
    Barakaldo Digital
  • Asier Kidam magoa Barakaldoko gurasolagunekin 23/01/2022
    Oharra. Gurasolagunek ekintza aparta izango dute urteari ekiteko Korrika kulturalaren baitan, Asier Kidam magoak ikuskizun aparta aurkeztuko baitu familian gozatzeko. Izena emateko azken eguna urtarrilaren 27a da. Guraso bakarrak etorri behar du seme-alabekin. Plaza kopurua mugatua da.Ondo izan eta mila esker!-- Barakaldoko Berbalagunbarakaldo_berba@aek.euswww.praktikatu.eus/blog/barakaldo //pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
    Barakaldo Digital
  • La zona de matorrales en el área industrial entre Burtzeña y Lutxana sufre su enésimo incendio 22/01/2022
    Comunicado del Ayuntamiento. El incendio ha tenido lugar hacia las 20.00 horas en los terrenos del futuro parque empresarial de Burtzeña, cerca de la estación de Renfe de Lutxana, y ha sido extinguido por los bomberos. Ha acudido también la policía local. Se han quemado hojarasca, matorrales, basura y similares, según informa el área de […]
    Barakaldo Digital
  • El juez envía a prisión a un varón reincidente por agredir a su exmujer y quebrantar una orden de alejamiento 22/01/2022
    Comunicado del PSE en el Gobierno del Ayuntamiento. La Policía Local de Barakaldo ha detenido hoy a un hombre por agredir a su ex pareja, sobre la que tiene una orden de alejamiento. El varón ha sido posteriormente enviado a prisión por el juez, según ha confirmado el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, […]
    Barakaldo Digital
  • La Diputación compra a una empresa un monte en El Regato tras prohibirle la plantación de eucalipto 21/01/2022
    Barakaldo, 21 ENE 2022. La empresa LO Heredia SL, con sede en Madrid, no ha podido hacer negocio talando medio millón de metros cuadrados (48,9 hectáreas) de pino radiata y marítimo para plantar eucalipto en el monte Malacuesta y Durialday, en la zona de El Regato, en Barakaldo, pero la misma Diputación que le ha […]
    Barakaldo Digital