Menú

MUJERES y MEMORIA DE LA REPRESIí“N FRANQUISTA EN LA MARGEN IZQUIERDA (II)

MUJERES y MEMORIA DE LA REPRESIí“N FRANQUISTA EN LA MARGEN IZQUIERDA (II)
  1. asd DENUNCIAS: TODA LA POBLACIí“N BAJO SOSPECHA

Un ejemplo muy representativo de la participación extendida de todos los sectores sociales en la represión son las denuncias sin base argumental ni legal, gestionadas de forma irregular, que tení­an terribles consecuencias para la persona denunciada: el asesinato o fusilamiento, la prisión, el castigo público, el saqueo de sus bienes…

El contexto de criminalización hacia la población que permaneció fiel al gobierno republicano, el fomento de los odios y rencores, y el propio miedo a ser acusados en un ambiente de impunidad ciega y extendida, animaba a denunciar a gente del propio entorno:

“Aquí­, todo el mundo pasar por las rejas de Larrinaga, porque no hubo más que envidias, odios y malos quereres (…) Los más amigos te denunciaban, porque una que si era esotérica, la otra comunista, el otro nacionalista, ala, rí­o revuelto, la ensaladilla rusa (…) Y si eras más guapa que ella te denunciaba.”   Teresa (Lemona, 1914)

Las denuncias podí­an venir de la propia familia, cuando habí­a opciones polí­ticas diferentes, lo que enrarecí­a la convivencia familiar durante décadas.

Dado que los representantes del régimen no conocí­an al detalle la militancia a nivel local, en las pequeñas localidades tuvieron gran incidencia algunos miembros de la propia comunidad que asumí­an el papel de informadores a cambio de ciertos privilegios o beneficios. Juan Villanueva (Sestao, 1928) recuerda a uno que “llevaba informes a la Guardia Civil y al Ayuntamiento de todos los que andaban por ahí­, que pensaban ellos que eran de izquierdas, por dónde creí­an que andaban y quién se moví­a y quién no se moví­a”.

El regreso del exilio era un momento delicado, ya que los retornados eran sospechosos de desafección y se les sometí­a a un estricto control policial. La Guardia Civil tuvo un papel primordial en la investigación detallada sobre la ideologí­a y actuación de cada persona, interrogando a la vecindad. Como recuerda Miren Begoña Sánchez Aranzeta, su madre tuvo que presentarse todos los domingos a la Guardia Civil en Portugalete durante dos años al volver de Francia en 1939. Ella habí­a huido por temor a los bombardeos, era militante del PNV y habí­a trabajado en el hospital para heridos en el frente, lo cual la convertí­a en una persona bajo sospecha.

La vigilancia continuaba tras la salida de la cárcel: si se les consideraba especialmente peligrosos eran detenidos regularmente por el Primero de Mayo y recluidos en el cuartel de la Guardia Civil durante esa noche; como le sucedí­a al padre de Palmira Merino (Sestao, 1944), comunista y sargento del ejército republicano. Ella recuerda la angustia y la inseguridad que eso generaba en la familia.

Participaron del control y denuncia los policí­as municipales (los alguaciles de entonces) y los propios civiles adeptos al régimen, que actuaron con total impunidad para amedrentar a los oponentes al régimen a lo largo de toda la dictadura. En 1960, cuando murió en el exilio José Antonio Agirre, primer lehendakari vasco, se celebró un funeral en la parroquia de Santa Marí­a de Sestao; las personas que asistieron a él fueron atacadas por elementos falangistas y carlistas del propio pueblo:

“ Les estaban esperando falangistas y carlistas de Sestao y les hicieron levantar un brazo en alto y cantar el Cara al Sol. Mi madre estuvo allí­ delante, y les pegaron porque no querí­an levantar el brazo, no querí­an cantar el Cara al Sol. Y recibieron palos, además de gente conocida de Sestao, lo que es todaví­a mucho más agravio.”   Arantza Garaikoetxea (Sestao, 1949)

  1. ETIQUETAS QUE FACILITAN LA REPRESIí“N

Todaví­a hoy, en algunos espacios de comunicación, se hace uso de la etiqueta “rojo” para referirse a gente de izquierdas. Esta marca se impuso sistemáticamente durante el franquismo a cualquier persona a quien se atribuí­a alguna afinidad con el Frente Popular o con movimientos anarquistas que se sumaron a la lucha contra el fascismo. El estigma de ser “rojo” afectaba a toda la población y se hizo presente en todos los aspectos de la vida cotidiana, incluso en los juegos de las niñas y niños en el barrio.

Buena parte de la población participó atribuyendo o autoimponiéndose el estigma. Una vez generalizado el uso de esta etiqueta verbal y psicológica, no fue difí­cil extender la represión a toda la población que la portaba: negándole ciertos derechos, facilitando las acusaciones falsas sobre ellos o ellas, o aislándola socialmente.

“Yo me acuerdo que un dí­a fui a misa y habí­a una maestra…. Estábamos para entrar y dice “todas éstas son rojas, mejor que se marcharan, a la iglesia no tienen que entrar”.”     Felisa Martí­nez (Sestao, 1918)

La persecución y criminalización del nacionalismo vasco y catalán se traducirá en el estigma de “rojo separatista”. Incluso en el ámbito de la escuela algunas maestras hablaban en términos despectivos de los padres delante de las alumnas, refiriéndose a la ideologí­a nacionalista de éstos.

  1. SOMETIMIENTO A SALUDOS Y PROCLAMAS FASCISTAS

La Guerra Civil de 1936-1939 y los primeros años del franquismo coinciden con el momento álgido del fascismo en Europa, lo que permite a Franco contar con apoyos y cobertura para afirmarse. El franquismo, al igual que el régimen de Hitler en las zonas ocupadas por Alemania y el de Mussolini en Italia, impuso a toda la población (niños y niñas incluidos) el saludo fascista (el brazo derecho en alto, con la mano extendida y los dedos unidos) dirigido a los representantes del régimen militares o civiles, o ante sí­mbolos del Estado franquista como la bandera o el himno nacional. Las comunicaciones escritas para superar la censura debí­an llevar la proclama “¡¡Arriba España; Viva Franco!!”, saludo que también debí­a gritarse al levantar el brazo.

La obligación de usar estas formas básicas de adhesión representaba un sometimiento ideológico y una humillación extendida a toda la población. En espacios públicos y cotidianos como el cine se incluí­a una pieza de propaganda del régimen, y ante la imagen del dictador Franco el público debí­a levantarse y hacer el saludo fascista:

“Me contaba mi madre que estaba ella con una amiga en el cine. Y habí­a más gente, porque el cine de Portugalete, todo el mundo conocido, imagí­nate. Sale Franco… Y mi madre no se levanta. Y le decí­a un amigo: “¡Mari Carmen, levántate, que nos llevan a todos! ¡Levántate!”. Y le decí­a mi madre: “Si es que estoy mala, es que me duele la pierna” (…). Se tuvo que levantar. Eso era el franquismo.”   Miren Begoña Sánchez Aranzeta (Barakaldo, 1935)

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recursos multimedia

Actualizado el 2 de marzo de 2018

  1. El paseo de los Fueros, por Borja Gómez
  2. El paseo de los Fueros, por Haizea Ruiz
  3. El paseo de los Fueros, por Iñaki Ruiz
  4. El paseo de los Fueros, por Markel Amo
  5. El paseo de los Fueros, por Oihane López
  6. El paseo de los Fueros, por Olaitz Rico

Comentarios recientes

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Categorías

RSS Noticias de Barakaldo

  • Alpinismo | "Pronóstico reservado" de Rober Rodrigo tras el accidente de helicóptero 14/08/2018
    El alpinista barakaldés Rober Rodrigo permanece en un hospital de Tayikistán con "pronóstico reservado" tras ser rescatado del accidente de helicóptero en el que viajaba tras hacer cumbre en el pico Ismail Samani de 7.495 metros, el más alto de la antigua Unión Soviética. Así lo señala su club, el Grupo Alpino Turista Barakaldo (GATB), que indica que […]
    Barakaldo Digital
  • La empresa barakaldesa Construcciones Baracons suspende pagos 14/08/2018
    La empresa barakaldesa del barrio de Arteagabeitia Construcciones Baracons SL se ha declarado en concurso voluntario de acreedores, lo que anteriormente se conocía como suspensión de pagos. La compañía, de la calle La Economía, para de este modo a estar bajo el control de un administrador designado por el juzgado de lo mercantil. | sigue […]
    Barakaldo Digital
  • Aplazada la renuncia de una edil tras el plantón del PSE en el pleno 14/08/2018
    La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo (PNV), ha decidido dejar sobre la mesa y, de este modo, no darse por enterada de la renuncia el 2 de agosto de la concejala socialista Amaya Rojas, aplazamiento que la mandataria ha justificado porque el PSE ha abandonado la sesión del pleno de este 13 de agosto […]
    Barakaldo Digital
  • El 'garbigune' de Barakaldo tiene uso menor que municipios más pequeños 14/08/2018
    El punto limpio de recogida de residuos —'garbigune'— de Barakaldo registra unos datos de uso que le sitúan en peor posición que otras localidades de la comarca que son más pequeñas y menos pobladas, como Getxo, Santurtzi o Basauri. Así lo desvelan los datos dados a conocer por Diputación, que indican que el recinto barakaldés, […]
    Barakaldo Digital
  • El Regato libra su festiva batalla del agua de la que no escapa ni el Kbus 14/08/2018
    El barrio barakaldés de El Regato ha librado este lunes 13 de agosto su batalla del agua en las fiestas de San Roque de la que no escapado ni el autobús municipal Kbus. Bien pertrechados de armas de juguete, gobos llenos de agua o cualquier elemento que permitiese mojar al contrincante, los participantes han disfrutado […]
    Barakaldo Digital
  • Fiestas El Regato | Los niños se sumergen en los sencillos juegos tradicionales 14/08/2018
    Lejos de consolas de videojuegos o televisión, los niños han disfrutado de los juegos infantiles tradicionales en las fiestas de El Regato este lunes 13 de agosto con sencillas pruebas al aire libre que han provocado más de una carcajada. Entre las propuestas, el juego de la silla o comer una manzana que colgaba de […]
    Barakaldo Digital